¿Qué se le hace a una persona que acaba de sufrir un infarto?

El infarto agudo de miocardio es la obstrucción de las arterias coronarias y requiere una intervención lo antes posible para quitar esa obstrucción y reducir al máximo el daño que provoca. El cateterismo es la opción habitual.

El inesperado infarto del portero Iker Casillas ha sorprendido a todos, poco habituados a que una persona joven y deportista sufra un evento de este tipo.

Por suerte, se le diagnosticó enseguida y se trató a tiempo, los dos elementos fundamentales para que el pronóstico sea bueno. El procedimiento que se ha seguido con Iker Casillas es el mismo que tiene nuestra sanidad y que ha dado tan buenos resultados.

¿QUÉ SE HACE ANTE UN INFARTO?

El corazón hace un gran esfuerzo y necesita mucho oxígeno para trabajar -nos recuerda el cardiólogo Josep Brugada, del Hospital Clínic de Barcelona– Si se obtura el paso de ese oxígeno a las células del miocardio (el músculo que forma el corazón), éste no puede realizar correctamente su función”.

  • Ese oxígeno llega por la sangre a través de las arterias coronarias, que son las primeras en que se divide el tubo por el que sale la sangre hacia todo el cuerpo. Un infarto se produce porque, por diversas razones, se tapona una de esas arterias que lleva la sangre al músculo cardiaco.

La solución es destaponarla lo antes posible y se hace con un cateterismo. Se calcula que hay de dos a dos horas y media de plazo para hacerlo con las mínimas secuelas posibles.

¿QUÉ ES EL CATETERISMO?

El cateterismo es una operación ambulatoria; es decir, que se puede resolver sin necesidad de ingreso hospitalario. Lógicamente una persona se queda ingresada si la operación se realiza como consecuencia directa de haber sufrido un infarto. Pero si no, uno podría irse a casa a las pocas horas.

Lee también  Habilitan a enfermeros a ejercer sin tener la matrícula

La intervención de cateterismo consiste en hacer pasar un tubito a través de la arteria, desde el brazo o la ingle hasta el sitio que se ha producido la obstrucción.

El tubito, llamado catéter, lleva en la punta un pequeño balón que cuando llega al lugar donde está la obstrucción, se hincha con aire. Así se consigue que:

  • Se «chafe» la placa que ha provocado la obstrucción contra las paredes de la arteria.
  • Se ensanche la arteria, que es de tejido flexible.

Con este doble efecto, se consigue abrir camino para que la sangre vuelva a pasar.

¿QUÉ ES EL ‘STENT’?

El problema es que a veces la placa de grasa que había obturado la arteria se desprende de la pared cuando quitamos el catéter. De este modo, podría volver a juntarse y taponar la arteria un poco más adelante.

La solución que hemos encontrado para evitarlo es el ‘stent’, una malla que envuelve el globo que hinchamos y que se queda como refuerzo de la arteria para que la placa de grasa se quede donde la hemos chafado”, aclara el doctor Brugada.

Este pequeño ingenio ha solucionado de un modo mucho más duradero y efectivo el problema del infarto.

¿ES UNA OPERACIÓN COMPLICADA?

Los cateterismos no se hacen necesariamente en el quirófano, puesto que no hay que «abrir» al paciente. Se realizan en una sala llamada de hemodinámica. Esta palabra, es el término médico con el que se describe el movimiento circulatorio de la sangre.

Hoy en día, gran parte de las intervenciones de corazón se hacen allí. Las operaciones a corazón abierto son para los casos muy graves, en los que no hay una sino varias obstrucciones de arterias al mismo tiempo.

Lee también  Salud informó la muerte de 23 pacientes con Covid-19