Sin ajuste al cepo, Lacunza confió en que la deuda no es «impagable»

Aseguró que la totalidad alcanza sólo el 68% del PBI y que configura una «magnitud razonable»

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, aseguró hoy que «de ninguna manera» la deuda de la Argentina es impagable y agregó que la renegociación de los vencimientos tiene que «estar resuelta en el primer trimestre del año que viene». Además, no previó cambios en la política económica ni un ajuste del cepo light.

«De ninguna manera (la deuda es impagable). La deuda argentina son 314.000 millones de dólares, eso es el 68% del Producto Bruto Interno del país. Es una deuda de una magnitud razonable. No tenemos un problema de solvencia, por lo que no hay incobrabilidad», dijo el funcionario.

Antes de su participación en la reunión anual del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, Lacunza sostuvo que la Argentina tiene ahora «un problema de liquidez».

«Esto es como si vos cobraras 100 pesos por años y tenés una deuda de 70, pero cada vez que vencen los plazos tu acreedor no te quiere renovar nada porque tiene dudas sobre tu futuro», explicó el funcionario, en declaraciones a radio La Red.

Según dijo, después de las elecciones primarias a la Argentina «no le están renovando nada», lo que llevó al Gobierno a implementar el reperfilamiento de la deuda de corto plazo y enviar un proyecto de ley al Congreso para avanzar con la extensión de los plazos del pasivo que vence en los próximos cuatro años.

Tras la corrida cambiaria que llevó a una fuerte incertidumbre tras las PASO, buscó llevar tranquilidad: «Es una situación transitoria de iliquidez: hay recursos, hay reservas para solventar ese fenómeno transitorio, pero tenemos que recuperar el mercado de crédito voluntario. En el primer trimestre del año que viene tenemos que tener resuelto esto».

Lee también  Venta de motos en Tucumán: entre la falta de stock y la suba de precios

¿Habrá endurecimiento del cepo?

Negó posibles cambios en política económica. Aseguró que el Gobierno «no está evaluando» ajustar el control de capitales, es decir, bajar el techo de 10.000 dólares para la compra mensual de divisas, dada la escasez de billetes estadounidenses en el país.

«Tomamos las medidas que tomamos con el objetivo y la prioridad de preservar al ahorrista y al ciudadano de a pie. Esas medidas que fueron reperfilar la deuda de corto plazo y los controles de capitales están funcionando«, aseguró el funcionario.