Julieta Prandi reveló los dos hechos violentos que la hicieron reaccionar y separarse de Claudio Contardi

La modelo detalló los momentos que la llevaron a tomar la decisión de terminar la relación con su marido, a quien denuncia por violencia familiar.

18 de Octubre de 2019

Desde que confirmó su separación de Claudio Contardi (51), Julieta Prandi (38) contó que no fue en buenos términos y que debió irse de la casa familiar junto a sus hijos Mateo (8) y Roco (4).

Ahora, se conoció la noticia de que la modelo denunció a su exesposo por violencia familiar y Julieta decidió abrir su corazón y contar que vivió años de sometimiento.

En una entrevista conTeleshow revela dos episodios que marcaron su decisión definitiva de separarse: “En diciembre del 2018 yo ya había iniciado los trámites de divorcio. Ahí pasó algo definitorio”.

¿Qué fue lo que pasó? Julieta debía viajar un fin de semana por trabajo a Uruguay, a pesar de que Contardi no quería que viajara. El viernes le desapareció la billetera con sus documentos y al día siguiente ocurrió lo mismo con su teléfono cuando él le dijo que se iba a la farmacia con sus hijos

«EN UN MOMENTO ME ENCIERRO EN EL BAÑO Y ME SIGUE GRITANDO AFUERA, EMPIEZA A PATEAR LA PUERTA Y LA ROMPE A PATADAS. MIS HIJOS ESTABAN ALLÍ ESCUCHANDO TODO»

“Cuando bajo, no estaban ni él, ni los nenes, ni mi teléfono. Yo estaba en pijama. Salí a la calle, me fui a un locutorio en la estación de Martínez y lo llamo por teléfono. Le digo que vuelva con mi teléfono urgente. Me dice que estoy loca”.

“Entonces regresa a casa con los nenes y yo estallo: ‘¡Que aparezca mi teléfono porque van a ir todos presos!’. Entonces Mateo dice: ‘Papá, ¿por qué mamá dice que vamos a ir todos presos?’, y se larga a llorar. Entonces yo le expliqué a Mateo que no me refería a él sino a Claudio y a Lorena (la niñera) por lo que me habían hecho…”, relató Prandi, quien además aseguró que su ex comenzó a filmar a su hijo mientras lloraba. Finalmente, el celular de la modelo apareció a las horas escondido en el freezer.

Lee también  Dieron de alta a Gladys, “La Bomba Tucumana”