Atlético Tucumán le dio otro golpe a Banfield en el Florencio Sola

Le ganó 2-1 y sumó su primer triunfo como visitante. El equipo de Falcioni sumó su cuarta derrota al hilo como local y cayó en zona de descenso.

La voluntad y el empuje no alcanzan. No es suficiente que Agustín Urzi desborde una y otra vez. Ni que Julián Carranza acumule situaciones de gol. Banfield necesita ganar y eso no pasa ni en el Florencio Sola, donde acumuló su cuarta derrota consecutiva al perder con Atlético Tucumán, un equipo que hasta este sábado no había ganado fuera de casa.

El conjunto de Ricardo Zielinski prevaleció porque fue más efectivo, un término que no les es afín a dos de los equipos con menos goles a favor en esta Superliga: hasta este duelo solo habían marcado cinco. Pero el Decano rompió el cero a los 11 minutos cuando Leandro Díaz se movió con libertad en el área, enganchó y encontró el espacio para que su derechazo se transformara en el primer gol de su equipo como visitante en esta Superliga.NEWSLETTERS CLARÍN

No iban 20 minutos cuando el panorama se ensombreció un poco más para el Taladro: Matías Moya sintió un pinchazo en el isquiotibial y pidió el cambió. Sin embargo, fue el ingreso de Agustín Urzi lo mejor que le pasó al local. A partir de él, llegó el empate, cuando a los 29 minutos mandó el centro que desvió en el primer palo Marcelo Ortiz.

En el complemento, Banfield fue mejor y Carranza, su hombre de referencia en el ataque, acumuló chances para dar vuelta el partido. Pero falló. Los hinchas en el Florencio Sola se agarraron la cabeza cuando a los 31 minutos el delantero recibió un pase largo de Urzi, se metió en el área, acomodó el cuerpo y sacó el remate que se fue muy lejos del arco de un Sánchez ya vencido.

Lee también  La imagen de Diego Maradona que preocupó a todos en La Plata: después de los homenajes se tuvo que ir del estadio

En el otro arco, en cambio, el Decano no falló. En el final, Lollo interpuso su mano para evitar que Toledo dejara libre a Melano de frente al área y el castigo fue aún mayor para el local: roja al defensor, tiro libre en la puerta del área por el que llegó el fierrazo de Monzón para el 2-1 y caída a la zona del descenso.

Despedido con insultos, Civelli juntó a sus compañeros y en fila india se fueron en silencio hasta el vestuario. La única buena para Falcioni es que tendrá diez días para preparar el partido frente a Racing. De acá en más cada desafío será clave para evitar el descenso.