En el Maracaná Copa Libertadores: Flamengo vapuleó a Gremio y será el rival de River en la final

Se impuso 5 a 0 con tantos de Bruno Henrique, Gabriel Barbosa (dos), Pablo Marí y Rodrigo Caio. El encuentro decisivo será el 23 de noviembre en Santiago de Chile.

River ya conoce el nombre de su rival en la final de la Copa Libertadores: será Flamengo, que vapuleó 5 a 0 a Gremio en el encuentro de vuelta de la semifinal que se disputó en el Maracaná tras el empate 1 a 1 en la ida en Porto Alegre. Así, el conjunto carioca se medirá con el elenco dirigido por Marcelo Gallardo el 23 de noviembre en el Estadio Nacional de Santiago de Chile.

La localía y la actualidad hacían pensar en Flamengo como el favorito para quedarse con el boleto para la finalísima. El Rubro-Negro, cómodo líder del Brasileirao (aventaja por 10 puntos a Palmeiras), llegaba a este duelo con un invicto de 14 encuentros en todas las competiciones. Además había dejado una mejor impresión en la ida, pese a que se le había escurrido el triunfo por un gol de Pepê a dos minutos del final.

De todos modos, Gremio, un conjunto curtido en esta clase de encuentros (estaba disputando su tercera semifinal consecutiva en la Copa), no se la hizo sencilla en el arranque. Le impidió imponer su juego más prolijo y estuvo agazapado para pegar de contragolpe. Así tuvo la primera chance del duelo a los 18 minutos, cuando Everton desbordó por la izquierda y envió un centro atrás, el arquero Diego Alves manoteó y dejó el balón servido en el borde del área chica, pero André no pudo empujar.

Con el correr de los minutos, el local fue haciendo pie y tomó el control del partido en base a un fútbol atildado de Everton Ribeiro y el uruguayo Giorgian De Arrascaeta, el vértigo de Bruno Henrique y la peligrosidad de Gabriel Barbosa. Avisó a los 26, con una linda palomita de Bruno Henrique que salió pegada al poste izquierdo del arco defendido por Paulo Victor.

Lee también  Hoy se reinicia la Copa Libertadores

Y golpeó a los 42, cuando parecía que el primer tiempo se cerraría sin emociones: Everton Ribeiro robó en su campo, Bruno Henrique aceleró desde el círculo central y combinó con Gabriel Barbosa, el centrodelantero remató cruzado, Paulo Victor dejó el rebote corto y Bruno Henrique tocó a la red.

El primer fragmento del segundo tiempo fue el que cerró la eliminatoria. Porque el elenco de Río de Janeiro terminó de destrabar el nudo que le planteaba su rival y resolvió el partido. Cuando apenas se habían jugado dos minutos, Gabriel Barbosa conectó una potente media vuelta después de un córner desde la izquierda y un rechazo corto en el primer palo y batió a Paulo Victor.

Y seis minutos después llegó la ya infaltable polémica alrededor de la utilización del sistema de videoasistencia: Bruno Henrique se metió en el área por la izquierda y se desplomó cuando Geromel fue el suelo para robarle la pelota. El árbitro Patricio Loustau sancionó penal, pese a que no había existido infracción del zaguero. Los responsables del VAR respaldaron la decisión mientras la supuesta víctima de la infracción fingía una lesión. A Gabriel Barbosa poco le importó el debate: remató al medio del arco y convirtió el 3 a 0, que celebró bailando con Bruno Henrique, quien se había visto beneficiado por una milagrosa recuperación.

El resto ya no fue partido, más que nada porque el conjunto dirigido por Renato Gaúcho tiró la toalla. El Mengão se aprovechó de ello, no levantó el pie del acelerador y estiró la ventaja a través de Pablo Marí, de cabeza, y Rodrigo Caio para dar forma a un resultado impensado para una semifinal de la Copa Libertadores.

Lee también  Bolívar cayó 2-1 ante Palmeiras por la fecha 3 de la Copa Libertadores 2020 [RESUMEN]

De esta manera, el gigante Flamengo, fundado el 15 de noviembre de 1895, accedió por segunda vez en su historia a la final del principal torneo de clubes del continente. La única vez que disputó una la ganó: fue en 1981 frente a Cobreloa y se impuso 2 a 0 en el tercer partido jugado en el Estadio Centenario de Montevideo con dos tantos de Zico.