Los principales problemas que pueden acarrearte las bebidas energéticas.

Expertos del  hospital Vithas Nisa han advertido de la sobreexcitación y obesidad como principales riesgos de las bebidas energéticas, que están comercializadas “con nombres de animales o seres a los que se presupone gran energía”, el  Observatorio Español de Drogas y Toxicomanías ha situado como principal consumidores de estas bebidas a jóvenes y adolescentes de entre 14 y 18 años.

La institución sanitaria ha indicado en un comunicado que las bebidas energéticas contienen “grandes cantidades” de cafeína y de azúcar vitaminas del grupo B, L-carnitina y taurina, por lo que una lata de medio litro de esta bebida “equivale a dos cafés expresos y 12 cucharadas de azúcar” y, tanto la cafeína como el azúcar, “pueden ser generadoras de dependencia y otros efectos nada deseables, sobre todo antes de la edad adulta”.

En España, se ha detallado que de cada 10 personas que toman bebidas energéticas, 7 son adolescentes por lo tanto un 70% de los españoles que toman bebidas energéticas son adolescentes y dentro de este grupo se ha revelado que hay más chicos que chicas que consumen este tipo de bebidas.

En la misma línea, un estudio realizado en EEUU y publicado en la revista Journal of Addictive Medicine desveló que los adolescentes que consumen bebidas energéticas con asiduidad tienen el doble de probabilidad de consumir también alcohol y drogas.

En este sentido, el psiquiatra de Ivane Salud en las unidades de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria del Hospital Vithas Nisa Valencia al Mar el doctor Miguel Ángel Harto ha resaltado que, en el caso del alcohol, “al combinarlo con estas bebidas, se enmascara el efecto depresor del alcohol y, como consecuencia, existe más probabilidad de seguir bebiendo”.

Lee también  COVID-19: Tucumán suma 435 contagios y seis fallecidos en lo que va del lunes

Los datos muestran que un 47,5 por ciento de los adolescentes mezclan las bebidas energéticas y el alcohol, mientras que dos de cada tres adolescentes han consumido cocaína mientras tomaban estas bebidas energéticas.

El doctor Harto ha recalcado que cuando se consume este tipo de bebidas se produce un aumento de la frecuencia cardiaca, insomnio, nerviosismo o irritabilidad, a demás aparecen síntomas tales como el síndrome de dependencia o de abstinencia a la cafeína.

Por lo tanto los motivos por los que los jóvenes deberían llevar un control de estas bebidas energéticas recaen en la peligrosidad de padecer obesidad o otros trastornos mencionados anteriormente los cuales pueden provocarte graves problemas en tu vida cotidiana.