Investigan al federal que mató a un supuesto ladrón

El policía debe declarar en la Justicia.

Los resultados de algunas pericias e informes preliminares podrían complicar al policía federal que mató a un joven en un supuesto intento de asalto. El uniformado declarará entre hoy y mañana y entonces se definirá su situación procesal, según confirmaron fuentes judiciales.

El viernes, pasadas las 14.30, el sargento Walter Zelaya regresaba a su casa en una motocicleta. Según su testimonio, se detuvo en 9 de Julio al 2.400 para atender un llamado telefónico. En ese momento, aparecieron dos motochorros que habrían pretendido robarle. Al resistirse, se produjo un supuesto enfrentamiento en el que sufrió heridas mortales Jorge Ramiro Núñez, de 20 años.

El policía, que presta servicios en el Juzgado Federal, huyó del lugar porque, según dijo, los familiares de Núñez, que vivía a una cuadra de donde cayó mortalmente herido, habrían intentado lincharlo. Zelaya se dirigió a la seccional 9ª. Pasadas las 18, en la misma dependencia policial, se presentó Gabriel Córdoba, el joven que manejaba la moto en la que circulaba con Núñez. Él dijo que no habían intentado asaltar al policía y lo habría acusado de haberle disparado a Núñez por la espalda. Desmintió además que se haya producido un enfrentamiento.

La fiscala María del Carmen Reuter -quien subroga a su par Adriana Giannoni– recibió el informe de la autopsia que se le practicó al fallecido, donde se confirmó que recibió al menos tres disparos por la espalda. Ahora se esperan los resultados de otras pericias como la planimétrica para determinar a qué distancia se realizaron los disparos y si el joven abatido usó un arma.

Lee también  Así asesinaron a Ana Domine anoche en Crisóstomo Álvarez y Alem

Este fue el segundo episodio en poco más de 72 horas en que un uniformado abate a un supuesto asaltante. El primer hecho se registró en Villa Mariano Moreno, pero el policía en este caso no fue imputado.

Misterio en el barrio

Los vecinos de barrio Diza están alarmados. “No sabemos qué pasó, pero nada nos sorprende en esta zona de la ciudad. Puede ser que lo hayan querido asaltar, pero también puede ser que el policía se haya equivocado. Acá hay mucha gente que siente un ruido de moto y tiembla”, destacó Juan Lizondo. “En el vecindario hay muchos comentarios. Algunos dicen que sí lo quisieron asaltar, otros que el ‘poli’ se asustó porque esta es una zona muy peligrosa y les metió balas sin asco. Vamos a ver qué dicen los investigadores”, agregó Marcos Rivadeneira.

A mediados de marzo, Enzo Mariani, operario de CCC, fue ultimado en un intento de robo en 9 de Julio al 2.800, a cuatro cuadras del lugar donde se produjo la muerte de Núñez. “Si nuestras autoridades no hacen algo pronto, esto seguirá creciendo. Estamos cansados de la inseguridad, de los motochorros, de la ausencia del Estado y de la proliferación de ‘quioscos’ de venta de drogas”, concluyó María Ester Ramírez.