Ganó $44 millones en el Quini, cobró e hizo una gran fiesta, pero ahora una compañera de trabajo dice que la boleta era de ella

Eduardo Martí es empleado en los Tribunales cordobeses de Villa Dolores y el 16 de octubre celebró haberse transformado en millonario. Victoria Castellano, la mujer con la que el ganador habría compartido la boleta de la suerte, salió a aclarar que los números sorteados en verdad los había elegido ella.

La mujer dio su versión y dijo ser habitual apostadora del Quini, pero ese día las obligaciones dentro de la sede de justicia le impedían ir a realizar su jugada. Fue por ese motivo que le pidió a Eduardo, que se desempeña como ordenanza en el lugar, que jugara por ella. El hombre accedió y junto a la boleta del Quini encargada por Castellano, jugó otra del Loto. Para no confundirlas las nombró: a la de su compañera le puso «nenas», porque los números habían sido elegidos por las hijas de Castellano, y a la propia la tildó como «Edu».

Los números 03, 10, 11, 20, 25 y 30 fueron los cantados por la mujer a Eduardo, quien le avisó que él ya no volvería esa tarde al trabajo, por lo que se verían al día siguiente. Junto al dinero para ambas jugadas que la mujer le entregó a su compañero, se pactó un acuerdo tácito: si salía «Edu» el dinero se repartía, si salía «Nenas» el premio era para ella y sus hijas. Horas más tarde, esas seis cifras dictadas por Victoria fueron las ganadoras de 44 millones de pesos.

Castellano contó que se comunicó con Eduardo. «Lo llamo y me dice ‘ganamos con la boleta de las nenas’. Y yo le dije ‘No, ganamos mis hijas y yo». Con ese recortado diálogo, se empezaba a tejer una seguidilla de dimes y diretes que tiene por demás entretenida a toda la comunidad local.

Lee también  El duro diagnóstico del economista Miguel Ángel Broda

“No doctora, al boleto lo tengo yo, así que por favor compartamos 50 y 50”, fue, siempre según Castellano, la respuesta suplicante de Martí. La mujer contó su versión en Radio Juntos 94.1, emisora de Villa Dolores.»

“Eduardo es un gran compañero de trabajo. Siempre suele salir a hacer trámites y por eso le pedí que vaya a la agencia. Si no era por él, ese día no jugaba y nadie iba a ganar el premio”, reconoció, luego de afirmar que debatió con sus hijas cómo resolver la cuestión, y entre todas acordaron repartir el premio con Martí.

Victoria recibió un depósito de 32 millones de pesos en su cuenta, cifra resultante del premio tras los descuentos impositivos. De ese monto, la mitad exacta fue entregada a Eduardo.

“Yo no quería aparecer porque no me parece que sea necesario exponerse. Quiero agradecerle a Eduardo porque lo único que le pedí en medio de su euforia fue que no me nombrara, y a eso lo respetó siempre. Me parece que tiene que terminar como un buen momento, como una alegría”, expresó Victoria en el diálogo radial.

Aunque su compañero tiene una mirada muy distinta. Martí se mostró con el ticket en mano, organizó una fiesta para la mitad del pueblo y se pidió una licencia en el trabajo, que luego extendió unos días a voluntad. Hasta que Victoria salió a hablar, y esa fama efímera de la que disfruta desde mediados de octubre, se le vino en contra.

«No es como dice ella, nada que ver. A mí me gusta jugar y siempre sacaba la Quiniela, siempre me dijeron que tenía suerte. Y ella me dijo que juguemos una boleta a medias. No jugamos una, jugamos dos: ella pagaba la del Quini y yo la del Loto, pero el premio era compartido», retrucó Martí en el noticiero cordobés El Doce los dichos de «la doctora», como él mismo la menciona. Y procede a detallar el momento de la noticia.

Lee también  Bolivianos indignados con los jujeños: "Les damos de comer y nos agreden"

Según Martí, lo que su socia no contó es que llegó hasta su casa tratando de convencerlo e imponer su versión. «Está mal, está equivocada, debe tener esclerosis porque se olvida que hablamos que era a medias», confirma el ordenanza.