Qué va a pasar con las subas de jubilaciones y AUH: el Gobierno analiza la tasa de aumento a partir de septiembre

En los próximos días el Gobierno nacional tendrá que publicar el decreto por el cual fijará la actualización de las jubilaciones para el trimestre septiembre a noviembre. El problema es que al quedar sin efecto la referencia de la variación de los precios y salarios en el trimestre previo a los seis meses de aplicación, como establecía la norma de marras, y aparecer severas limitaciones fiscales con la extensión de la cuarentena, porque debilitó los recursos tributarios y potenció el gasto social y sanitario, se abrió un nuevo escenario de incertidumbre sobre el factor de ajuste.

La titular de la Anses, María Fernanda Raverta

Y como todo se define entre los diferentes sectores que conforman la coalición de gobierno porque aunque la medida es tomar la inflación del trimestre anterior, existe cierto grado de discrecionalidad al respecto teniendo en cuenta que el aumento se define por decreto por el límite que impone la aceleración del déficit fiscal. Desde el equipo del ministro Martín Guzmán ya hicieron saber que la intención es que las jubilaciones ajusten por el acumulado del último trimestre del IPC Indec, esto es 1,5% abril, 1,5% mayo y 2,2% junio, lo que implicaría que si esa postura es la que se impone el próximo ajuste jubilatorio para el trimestre septiembre a noviembre sería de 5,3 por ciento. Pero aún en el caso de que se impusiera la fórmula que nace del sector de Raverta, que tiene un incremento de caso dos puntos porcentuales por sobre la inflación del segundo trimestre, aún quedaría por debajo del 10,6% que arrojaría la Ley de Movilidad suspendida. Ese valor se desprende de la fórmula de movilidad suspendida que toma el trimestre del semestre previo al ajuste, la cual se desagrega en un 70% de la variación del Índice de Precios al Consumidor que fue 8,83%, y el 30% de la suba del RIPTE que fue 14,72 por ciento.

Lee también  Una ley anacrónica que frenará el teletrabajo
El ministro de Economía Martín Guzmán dijo que no quiere que el ajuste recaiga sobre los jubilados, pero sería el que impulsa el menor aumento

«La realidad es que hay expectativa teniendo en cuenta que hay un proyecto de Raverta que no me parece muy adecuada, ya que establece que el ajuste de las jubilaciones se tiene que hacer tomando en cuenta el crecimiento del PBI y la recaudación triburaria. La movilidad tiene que garantizar la capacidad de compra de los haberes y en un contexto de caída de la recaudación, eso no sería posible», explicó a Infobae la abogada especialista en Previsión Social, Andrea Falcone. En el Gobierno argumentan que la pérdida de ingreso por la suspensión de la ley de Movilidad más que se compensó con el congelamiento de las tarifas y de los precios de la canasta de medicamentos. Otro punto que se discute es que no pasa desapercibido entre los abogados previsionales que «el Gobierno tomó la decisión política de imprimir y aumentar el circulante para contener a un sector de la sociedad entregando el IFE pero sigue ajustando las jubilaciones».

A %d blogueros les gusta esto: