La Justicia sostiene que el padre Viroche se suicidó

El fiscal Diego López Ávila, después de una pesquisa de casi cuatro años, solicitó el archivo de la causa y descartó que haya sido un crimen.

«Creemos firmemente, luego de analizadas minuciosamente todas las constancias de la causa que han sido recolectadas con suma responsabilidad y cuidado, tratada por profesionales que merecen la máxima confianza y reconocimiento por parte de este Ministerio Público, que Juan Heraldo Viroche se quitó la vida sin ningún tipo de intervención de terceros, ya sea en la ejecución como en la decisión de hacerlo». El 5 de octubre de 2016, el cuerpo de Viroche fue encontrado colgado en el interior del templo de esa localidad.

Cinco razones para solicitar el archivo

Durante la instrucción de la causa se hicieron varios estudios para determinar si Viroche no había sido drogado por terceros para para modificar la escena y hacer creer que se trató de un suicidio. «No se observaron signos de fricción o rozamiento en la linga de la cual pendía el cuerpo sin vida del párroco, ni otro tipo de alteración morfológica coincidente con un proceso de izamiento». En este apartado se refiere a que no hubo intervención de terceros en el proceso suicida y que tampoco se encontraron evidencia que permitieran sospechar que el sacerdote haya sido levantado con la cuerda para fingir que haya decidido quitarse la vida. «Se determinó la inexistencia de denuncias policiales o judiciales efectuadas por Viroche en contra de narcotraficantes a los cuales se aludió en diferentes pasajes de la investigación».

« Esto cobra sentido cuando observamos la cantidad incontable de mensajes y llamadas que recibía Viroche de parte de Lizárraga, lo cual denota una persecución y acoso de la misma hacia el párroco». López Ávila probó que el padre era perseguido por esa joven con la que estuvo relacionado sentimentalmente y que no aceptó nunca que Viroche haya tenido otra pareja con la que esperaba tener un hijo y por el que estaba decidido a abandonar el sacerdocio para formar una familia.

Lee también  Quién era el policía de la Federal que fue asesinado en un confuso episodio en Palermo

No se pudo probar la inducción al suicidio

López Avila sostuvo que el Código Penal habla de la inducción al suicidio como una producción directa con medios psicológicos de tomar la resolución de la propia muerte. « Es necesario para la configuración del delito de instigación una acción ejecutada por una persona direccionada específicamente a causar en la víctima el ánimo y la determinación suicida», explicó el fiscal en el escrito. «Si bien hemos aseverado que Lizárraga amenazaba a Viroche, lo acosaba con llamadas, le enviaba cientos de mensajes y se comunicaba con sus allegados en pos de desacreditarlo o contar sus intimidades, no se pudo observar en sus acciones un ánimo de determinar en el párroco la decisión de quitarse la vida», indicó en el escrito, que quedó bajo el poder de la fiscala Adriana Giannoni, al frente de la fiscalía de Homicidios del régimen conclusional.

Otro análisis de la vida privada del párroco

Para entender el caso1- El cuerpo del padre Viroche fue encontrado el 5 de octubre de 2016 colgado de una linga en la parroquia de La Florida. 3- A lo largo de la pesquisa se confirmó que el sacerdote nunca había denunciado oficialmente a organizaciones criminales. 4- La Justicia sí encontró que el padre era amenazado, pero la autora era una mujer con la que Viroche se negó a reanudar una relación sentimental. 5- El fiscal sí identificó a una mujer con la que el párroco de La Florida esperaba tener un hijo y con la que quería formar una familia.