Para bajar la presión por el dólar, el Banco Central sube la tasa en pesos

Es un alza de 5 puntos en lo que el organismo les paga a los bancos por tomarles pesos a 1 día. Espera que aumente las remuneraciones de activos en pesos

Como parte de los anuncios económicos de ayer, el ministros de Economía, Martín Guzmán, dijo que el Banco Central (BCRA) anunciaría una «armonización del esquema de tasas«. En concreto, el Directorio de la entidad efectuó una suba de la tasa de pases con los bancos. La llevó de 19% a 24%

Con esta decisión, el organismo busca incrementar el atractivo de los instrumentos financieros en moneda local de corto plazo, en vistas de desalentar comportamientos que podrían afectar el mercado de cambios en un contexto de tensiones estacionales que se registran en la actualidad.

A diferencia de las especulaciones que habían trascendido durante los últimos días, la autoridad monetaria no tocó el rendimiento de las Leliq, que sigue en 38% desde marzo, ni los pisos de tasas de plazos fijos, fijados en 30,02% para mayoristas y 33,06% para minoristas. No obstante, la autoridad monetaria sí administrará el stock de Leliq y forzará un desarme por parte de los bancos. 

Mientras Guzmán hablaba ante periodistas en Casa Rosada, el organismo conducido por Miguel Pesce emitió un comunicado con los nuevos lineamientos de la política monetaria. Allí, el BCRA sostuvo que «en un contexto en el que se registran tensiones en el mercado de cambios, se acrecienta la relevancia de la política monetaria como instrumento de estabilización financiera y externa«.

En ese sentido, el organismo afirmó que «se procurará armonizar progresivamente las tasas de referencia de los instrumentos de política monetaria, minimizando el impacto sobre el costo de esterilización». 

Asimismo, el BCRA reconoció que hubo un aumento de liquidez generado por la pandemia y aseguró que «monitorea atentamente la evolución de los agregados monetarios y actuará a través de las herramientas disponibles», lo que deja la puerta a un uso de encajes para regular la cantidad de pesos. 

El comunicado también reiteró la capacidad de intervención en el contado con liquidación para bajar el valor. «El BCRA utilizará su capacidad de intervención a través de operaciones de mercado abierto, a los efectos de auspiciar una mayor liquidez, profundidad y transparencia de los mercados de deuda soberana, en vistas de apuntalar el comienzo de una nueva etapa en la que el mercado de capitales local asuma una importancia creciente en la estrategia de financiamiento del sector público», recalcó el comunicado.

Lee también  Dólar. Imponen más controles al pago de importaciones y se teme que las traben
¿Qué es la tasa de pases? 

Los pases pasivos son colocaciones de pesos a 1 día que los bancos hacen en el BCRA, quien les paga una tasa a cambio de esa liquidez. Se trata de un procedimiento similar al de las Leliq pero en un plazo mucho más corto ya que la duración de estas últimas ronda los 28 días. 

Además, es otro de los mecanismos de política monetaria que el BCRA puede utilizar para absorber pesos, tal como planteó el propio comunicado. Dado que en el edificio de la calle Reconquista parecen convencidos de no revisar al alza el rendimiento de 38% que ofrecen las Leliq, las medidas que se tomarían hoy irían por el lado de los pases. 

No es la primera vez que la gestión actual del BCRA toma ese camino. Ya había llevado la tasa de pases pasivos de 15,2% a 19% en mayo, nivel en el que se mantiene desde ese momento. 

La lógica de esta suba es que, al incrementar el rendimiento que perciben los bancos por pases estos, a la vez, pueden subir la tasa de las cuentas remuneradas, los plazos fijos y demás instrumentos mediante los que captan pesos. 

Esas remuneraciones, salvo en los casos que tienen tasas reguladas, están muy deprimidos debido a la monumental inyección de pesos que el BCRA realizó desde el inicio de la pandemia y que ya supera el billón y medio.

Una medida esperada

Con la tensión cambiaria y la fuerte salida de reservas que se vivió en las últimas semanas, eran muchos los economistas que se inclinaban a sugerir una suba de tasas para tratar de domar el apetito por dólares

En ese sentido, los expertos señalaban que el BCRA parecía haber optado solamente por el camino de agudizar las restricciones cambiarias en lugar de complementar con medidas que ayuden a recuperar el interés por los pesos

Lee también  Tucumán, fuera de la lista de subsidios

Apenas 15 días después de anunciar el súper cepo, el BCRA se vio obligado a complementar las medidas con este aumento de la tasa, que finalmente fue de pases y no de referencia.

Para Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina, es un anuncio correcto aunque «llega tarde, pero podría ayudar a calmar algunas presiones cambiarias«. «Especialmente en los mercados paralelos: premiar al que ahorra en pesos es el primer paso para que menos gente quiera comprar dólares«, apuntó.

Un incremento en la tasa de referencia no sólo empuja hacia arriba -más allá de las regulaciones- el rendimiento de los depósitos sino que aumenta el costo del dinero y, con ello, del crédito. ¿Por qué? Porque si los bancos reciben 24% por colocar sus pesos en pases y 38% por hacerlo en Leliq del BCRA, que no tienen riesgo alguno, querrán cobrar por encima de este rendimiento para prestarle a una empresa o familia que, eventualmente, podría no pagar. 

«Lo malo de una medida como esta es que aumenta el costo de financiamiento y hay muchas empresas endeudadas. Pero en este contexto de muchos créditos subsidiados, su efecto negativo es menor«, afirmó Rajnerman, en referencia a los préstamos baratos que fue implementando el Gobierno desde que arrancó la pandemia.

Para Juan Ignacio Paolicchi, economista de EcoGo, también era necesaria una señal de tasa de interés pero eso no soluciona todos los problemas que hoy tiene la economía argentina. «Más allá del nivel, el mercado estaba esperando una señal de tasa que mejore la Badlar, el rendimiento de plazos fijos y los instrumentos de alta liquidez, como los fondos money market», indicó.

«Solo con la tasa no alcanza. Esto tiene un componente muy fuerte político y fiscal. Necesitan dar señales dentro de un programa consistente y creíble. Si Argentina no presenta un programa que ataque lo fiscal, lo monetario y lo cambiario, por más que suban la tasa no solucionan todos los problemas», cerró Paolicchi.