Engañás a tu pareja y después te confesas en la iglesia más cercana

La macana puede remediarse en pocos minutos.

La pandemia ha sido un problema para toda la población de la Argentina y de a poco se van solucionando las cosas cotidianas a las que las personas estaban acostumbradas a realizar.

Las medidas de flexibilización dependen de cada ciudad y provincia, pero en algunos puntos, el culto y la pasión son el permitido para los habitantes.

Aquellos que quieren ir a rezarle a la virgencita, pueden hacerlo; y aquellos que quieren irse con una virgencita, también. Tanto iglesias como “telos”, están abiertos a toda la comunidad.

De esta forma, aquellos que quieran engañar a su esposa o esposo, lo pueden hacer respetando los protocolos, y después se pueden ir a disculpar y quedar libre de pecado a la iglesia más cercana.

Lee también  Córdoba se prepara para el verano: no exigirá hisopado negativo ni cuarentena