Samanta de “Bake Off” reveló el sufrimiento que le causó el cyberbullying: “No quería vivir más”

La pastelera Samanta Casais no olvidará este 2020. En la primera mitad del año fue una de las participantes con mayor perfil público de Bake Off Argentina, reality televisivo centrado en un certamen de repostería para encontrar al “mejor pastelero amateur del país”. Pero luego de que se comprobara su experiencia profesional previa, Casais fue descalificada tras haberse impuesto en la competencia.

En los últimos días, la cocinera estrenó un canal de YouTube en el que comenzó a subir contenido audiovisual con recetas y tips relacionados al universo de la pastelería y la repostería. Lo hizo luego de varios meses de ausencia de la vida mediática, más allá de su actividad en redes sociales.

En ese contexto, Casais dialogó con PrimiciasYa.com y aprovechó la ocasión para relatar parte de lo vivido en medio del escándalo desatado por su pasado profesional y, también, por un accidente vial en el que murió una persona.

“Fue necesario estar alejada este tiempo para resguardar un poco mi salud, después de todos los haters que hubo y todas las cosas que se dijeron que me lastimaron mucho”, aseguró la repostera.

“No estuve bien de salud, ni yo ni mi familia. Preferimos resguardarnos y estar un tiempo alejados», remarcó. «He tomado tiempo para mí en hacer cursos online y perfeccionarme en la pastelería. Me dediqué en hacer tortas para vender, la gente me pidió un montón pese a la pandemia. Tenía ganas de volver al ruedo aunque tenía un poco de miedo. Pero mi vida sigue y necesito llegar a mis metas pese a todo lo que pasó”, precisó.

Lee también  La historia detrás de “Rasguña las piedras”: Sui Generis y la leyenda de la novia de Nito que creyeron muerta y enterraron viva

Y relató: “Mi contrato con el canal terminó los primeros días de octubre, pero eso no fue el impedimento para no hablar. Yo pensé que era lo mejor resguardarse por un tiempo. No estoy arrepentida de haber estado en Bake Off, fue una experiencia maravillosa y no tengo nada para decir. Todo lo que me pasó a mí tuvo que ver con los haters, que fue una ola enorme que no me la esperaba. Era prender la compu o la tele y ver mi cara en todos lados. Yo lo que hacía era jugar a la play porque otra cosa no me dejaba hacer mi novio, él no quería que vea todo lo que se decía. Pero la gente de Bake Off es maravillosa”.

Sobre la decisión que la dejó sin el primer premio del concurso, opinó: “No estuvo mal la decisión que se tomó, me pareció correcto. Fue una cuestión contractual que no tuvo que ver con mi profesionalismo o no. Fue un problema contractual en la declaración jurada y eso fue lo que me dio la descalificación. La carrera de pastelería sin lugar a duda la voy hacer y cuando tenga el título lo mostraré”.

En relación a lo sufrido a partir de la crítica pública que se trasladó tanto a las redes sociales como a los medios tradicionales, Casais aseguró que a su madre le llegaron mensajes “deseándole la muerte”.

“No fue fácil todo lo que pasó y empecé a investigar mucho sobre el cyberbullying y todo lo que se había armado. Encontré un montón de casos que son feos y yo la pasé horrible porque tuve que estar con psiquiatra y psicólogo a la vez, con medicación para poder dormir y comer. Una situación que no se la deseo a nadie y que pasé durante un mes casi. No es divertido lo que pasaba, se está jugando con la salud de una persona. Lo digo por mí y por un montón de otras personas”, agregó en relación a los efectos causados por la oleada de críticas y mensajes de todo tipo que comenzó a recibir.

Lee también  ¡Se develó el secreto! Susana Giménez prepara una impactante sorpresa con Telefe

De hecho, según su propio relato, Casais llegó al punto de dudar sobre el sentido de seguir viviendo: “Yo llegué hasta pensar en suicidarme, no quería vivir más. Se lo dije a mi novio, le dije que no quería vivir más… Quería dejar de existir. Fue ahí donde mi novio se había ido a comprar y yo estaba en la bañera pensando eso, un rato largo estuve ahí llorando… La mente se me puso en blanco y dije ‘¿si lo termino todo acá?’… Pero en un momento se me pasó mi mamá, mi novio, mis hermanos y dije ‘no’ porque dejaba a mucha gente sufriendo”.

“Ese fue el momento en que mi novio me encontró y dijo que iba a llamar ya mismo al psiquiatra. Habló con mi psicólogo, y ahí tuve la entrevista con ambos. Se me medicó y ahí pude salir adelante. Mi novio me ayudó mucho, él también sufrió un montón. Por suerte lo pudimos pasar y todavía me angustia todo porque son heridas que no cierro”, cerró la cocinera.