Mientras las colas del desempleo llegan hasta la esquina, la esposa de Diego Bossio consigue un puestazo en el Estado

“Desígnase con carácter transitorio, a partir del dictado de la presente medida y por el término de ciento ochenta (180) días hábiles, a la abogada Valeria Marina Loira (D.N.I. N° 23.351.929) en el cargo de Directora Nacional de Gestión de la Deuda Externa de la unidad de gestión de la sostenibilidad de la deuda pública externa de la Secretaría de Finanzas del Ministerio de Economía, Nivel A – Grado 0 del Convenio Colectivo de Trabajo Sectorial del Personal del Sistema Nacional de Empleo Público (SINEP), homologado por el Decreto N° 2098/08”.

Mediante este texto, el Gobierno le dio un lugarcito en el poder a la esposa de Diego Bossio, ex director de la ANSES durante el mandato de Cristina Fernández, otro de los amigotes k que resultó premiado con políticas que favorecen a unos pocos, especialmente los que están vinculados ideológicamente a la esfera oficialista.

En este caso, dado que Loira no cumple con los requisitos mínimos para el cargo, el nombramiento avalado por Santiago Cafiero se efectuó con “autorización excepcional”, a fin de justificar el escandaloso acomodo.

Pero resulta que Bossio no solo logró ubicar a su esposa, sino que previamente hizo lo mismo con su hermana, quien se desempeña en el Banco Central, donde ya trabajaba la mujer de su cuñado.

Lee también  Qué dice el proyecto de legalización del aborto que envió Alberto Fernández al Congreso

No es la primera vez que Loira se codea con el poder: tras desempeñarse en el Senado de la Nación, logró ser ascendida al despacho de CFK y luego nombrada síndica general adjunta en la SIGEN (Sindicatura General de la Nación), pero debido a que su marido dirigía la ANSES, por incompatibilidad de cargos tuvo que separarse de sus funciones. Tras asumir nuevamente el gobierno peronista-kirchnerista, fue beneficiada de acuerdo a la nefasta “cadena de favores”.