Se modificó la atención en las comisarías

Las 14 seccionales de la capital, al igual que las comisarías del resto de la provincia, debieron adaptarse a las normas de bioseguridad y los protocolos previstos por el COE. 

Vallados, mamparas, carteles, rociadores de alcohol y la optimización de espacios abiertos, son algunas de las medidas con las que los efectivos combaten a la covid-19.

Tecnología aliada: videoconferencias

La tecnología es una  gran aliada a la hora de combatir la propagación del virus. El protocolo de bioseguridad de las comisarías incluye,   entre otras cosas, la utilización de videoconferencias y de una constante comunicación mediante archivos PDF con la Justicia provincial. La medida habría llegado para quedarse, dado que además contribuye a la despapelización de trámites y expedientes.

Requisitos para las denuncias: uso de barbijo obligatorio

la gaceta / fotos de diego aráoz

En cada dependencia y al igual que en muchos comercios, los carteles recordatorios están presentes: no se puede ingresar en un establecimiento sin utilizar tapabocas. Los mismos son un requisito obligatorio impuestos por el COE. Cabe destacar que, además, quienes infringen esta norma pueden llegar a afrontar multas económicas.

Sanitizante: lavado de manos

Las botellitas, los frascos y rociadores de alcohol (líquido o en gel) son una herramienta a la vista en cada entrada de un destacamento policial. Los desinfectantes y sanitizantes de manos cumplen un rol fundamental para evitar la propagación del virus. Además de una constante higiene, se recomienda procurar no llevarse las manos al rostro.

Poniendo distancia: conos con cintas para evitar aglomeraciones innecesarias

Con el fin de evitar el ingreso excesivo de personas, algunas comisarías improvisaron una especie de vallado para procurar que los espacios cerrados no se saturen de gente. La iniciativa procura exponer lo menos posible a los efectivos y a la población. Por la pandemia, el COE recomienda a los ciudadanos esperar afuera y respetar una distancia prudente hasta que sean llamados.

Lee también  Atención conductores: hay cortes y protestas en dos rutas tucumanas

Accesos limitados: a través de rejas y ventanas

Con puertas cerradas, a través de ventanas y procurando optimizar la utilización de espacios más abiertos; las comisarías mutaron en la forma de recibir a los ciudadanos. En caso de fuerza mayor, el acceso al destacamento está permitido, pero todo trámite que pueda realizarse con el menor de los contactos posibles se protocolizará.

Extremar los cuidados: mamparas para separar a los efectivos de los denunciantes

Mientras los contagios de covid-19 continúan aumentando en la provincia, en algunas comisarías se implementó el uso de mamparas para extremar las medidas de bioseguridad. La intención es minimizar el contacto entre los efectivos y las personas que a diario se dan cita en las comisarías.

Esperar el llamado: filas a la intemperie

Aprovechar los espacios abiertos es una de las premisas que anuncia el COE para reducir la circulación del coronavirus. Así lo aplican las comisarías que disponen de esos espacios en las entradas a sus instalaciones. En el caso de la seccional Séptima, se colocó un vallado para que la gente se forme (manteniendo el metro y medio de distancia recomendado) y espere a ser llamada por los uniformados para ingresar al destacamento.