Dolor por el femicidio de una militante feminista en Santa Fe: tenía 35 años y era madre de dos niños

Se trata de María Florencia Gómez Pouillastrou, pareja de un concejal. Fue encontrada al costado de una ruta y creen que fue abusada sexualmente.

Una militante feminista de 35 años fue hallada asesinada de un golpe en la cabeza en unos pastizales cercanos a la ciudad santafesina de San Jorge y se investiga si antes del crimen fue abusada sexualmente.

La víctima fue identificada como María Florencia Gómez Pouillastrou, cuyo cadáver fue hallado ayer por la tarde en una zona despoblada situada a unos mil metros de San Jorge, a 152 kilómetros al suroeste de la capital de la provincia.

El cuerpo fue reconocido por el concejal Lisandro Schiozzi (Partido Comunista), pareja de la víctima, quien fue convocado tras sospecharse que se trataba de Gómez Pouillastrou.

Fuentes de la investigación dijeron que la mujer había dejado a sus dos hijos, de 1 y 4 años, al cuidado de Schiozzi luego del mediodía.



Ya en la tarde, una persona que caminaba por la zona rural halló el cuerpo entre unos pastizales, boca abajo, semidesnudo y con una fuerte contusión en el cráneo.

Fuentes del caso dijeron que Gómez Pouillastrou era esteticista y activa militante feminista, cercana al movimiento denominado «Las Chuecas», de San Jorge.

En la fotografía de su perfil de la red social Facebook se ve la leyenda: «Nací para ser libre, no asesinada».

Ante su crimen, organizaciones que trabajan por los derechos de las mujeres se manifestaron en el Centro Cívico de San Jorge para exigir justicia.

“Criminalística confirmó que fue un homicidio. La causa de la muerte fue un fuerte traumatismo de cráneo que puede haber sido con una piedra”, señaló el fiscal a El Trébol Digital y añadió que «aparentemente, no habría intento de defensa y se supone que conocía a la persona que lo hizo».

Lee también  Misiones: dolor de una familia que crió a una nena por cuatro años y una jueza se la quitó

«Evaluamos que quizás haya habido acceso carnal porque tenía las ropas bajas, aunque no constatamos que haya habido restos de semen o esperma. Se mandó todo a estudiar. Enviamos todas las evidencias, eventuales ADN y demás», resumió el funcionario judicial.