En solo seis meses la carne subió hasta un 32%

De acuerdo a los informes de precios minoristas que todos los meses releva la Cámara de la Industria y Comercio de la Carne (Ciccra), la carne en carnicerías y supermercados del conurbano bonaerense y la Ciudad aumentó, en promedio, 20% desde marzo a septiembre    

En momentos en que el bolsillo del trabajador argentino está más castigado que nunca, los alimentos de consumo masivo no tan tregua a las familias. Rige un congelamiento de 2300 precios, con incrementos no mayores al 6% autorizados la semana pasada por el Gobierno, pero las empresas, los supermercados y los productores poco lo respetan.

Tal es el caso de la carne. De acuerdo a los informes de precios minoristas que todos los meses releva la Cámara de la Industria y Comercio de la Carne (Ciccra), la carne en carnicerías y supermercados del conurbano bonaerense y la Ciudad aumentó, en promedio, 20% desde marzo a septiembre

El incremento se notó  en los cortes más económicos, aquellos que consumen los de menos ingresos y en un contexto donde en el Gran Buenos Aires, la pobreza trepó 8 puntos porcentuales en apenas seis meses y en Capital Federal cinco puntos. Sólo en la Ciudad, hay 1,2 millones de porteños pobres, el 17% de la población capitalina.el osobuco pasó de valer 196 pesos en marzo a 260 pesos en septiembre, un alza del 32%. Le sigue la paleta con 23% de aumento, un corte muy demandado en cuarentena por su precio bajo y porque la gente está más tiempo en la casa y realiza comidas con mayor rendimiento de porciones como guisos, pucheros y estofados.
La carnaza común, otro corte popular, valía $277,20 en marzo y ahora se comercializa a $330,75, es decir un 19,3% más caro.

Lee también  El dólar blue llegó a los 195 pesos

El pechito de cerdo aumentó solo en septiembre respecto de agosto 12,2% mientras que en 6 meses acumula un ajuste del 18,6%, de acuerdo a los datos de Ciccra.

El pollo entero fresco costaba en septiembre el kilo unos 123 pesos y también subió fuerte ese mes: 7,4%, pero es la única alza registrada desde marzo, cuando valía el kilo 114 pesos.

En cambio, el asado un corte que se suele consumir en reuniones grupales tuvo una baja de venta en los primeros meses de la cuarentena y luego fue repuntando con los encuentros ilegales en los hogares, pero de todas formas no es de lo más demandado y eso se nota en las góndolas: su precio subió sí, pero mucho menos: 12,5%.