Descubren cómo el VIH causa el sida

Científicos de la Universidad de Utah, Estados Unidos, crearon en un tubo de ensayo los primeros pasos de la infección por VIH, consiguiendo lo que había sido un sueño imposible durante décadas. Esto proporciona un acceso cercano al virus, que de otro modo estaría oculto a la vista en lo profundo de la célula, y permite la identificación de los componentes esenciales que el VIH necesita para replicarse dentro de su huésped humano. El artículo fue publicado en la revista Science, informa Europa Press.

Específicamente, los científicos pudieron observar el virus mientras replicaba su genoma y lo insertaba en el ADN objetivo, reflejando los pasos que normalmente tienen lugar dentro del huésped.

Estos avances brindan una nueva comprensión de cómo funciona el VIH, dicen los autores, lo que permite explorar las primeras etapas del ciclo de vida del virus con un detalle sin precedentes. Este conocimiento podría conducir a mejores tratamientos para el sida, una enfermedad de por vida que sólo puede mantenerse bajo control con un régimen de medicación continuo.

“Esto nos está enseñando cómo infecta el VIH -relata Wesley I. Sundquist-. Estamos aprendiendo cosas nuevas sobre uno de los patógenos más importantes que los humanos han encontrado”.

Apariencia simple

A pesar de su peligro, el VIH tiene una apariencia engañosamente simple. El virus se asemeja a un cono de helado redondeado, donde una capa exterior encapsula el material genético del virus en su interior.

Anteriormente, se pensaba que la función principal del caparazón, llamado cápside, era proteger su preciosa carga. Pero las investigaciones del equipo de Sundquist y el coautor, Owen Pornillos, muestran que la cápside también juega un papel activo en la infección.

Lee también  "La vacuna rusa será la primera vacuna contra la Covid-19 en llegar a Tucumán"

La realización de los pasos iniciales de la infección en un tubo de ensayo permitió manipular con precisión el VIH de formas que antes no habían sido posibles. Descubrieron que cuando usaban métodos genéticos y bioquímicos para desestabilizar la cápside, el VIH no podía replicar eficazmente su material genético. Así se demostró que, en lugar de servir simplemente como envase, la cápside es un componente esencial del proceso de infección.