De Pasión de sábado a vendedor ambulante: la nueva vida de La Tota Santillán en cuarentena

El reconocido conductor se las tuvo que ingeniar para atravesar este momento tan particular. “Ahora estoy armando un autocine”, anticipó

La pandemia del coronavirus cambió los planes de todo el mundo. Pero principalmente de aquellos cuya actividad está ligada al arte y el mundo del espectáculo. Este es el caso de Daniel La Tota Santillán, un hombre que ha dedicado su vida a la música y la televisión. El reconocido conductor, que estuvo al frente de Pasión de Sábado entre el 2002 y 2005, y luego hizo lo propio en varios otros ciclos de la música tropical, como Pasión Popular y Tropicalísima TV, ha tenido que reinventarse para superar este momento tan particular.

Según él mismo contó a Juan Etchegoyen en Mitre Live, cuando se decretó la cuarentena obligatoria en la Argentina no lo dudó y empezó a buscar vías alternativas como vendedor ambulante para generar ingresos junto a gente de su confianza: “Comenzamos a hacer tapabocas y barbijos, hicimos un montón. También nos dedicamos a vender guantes, insumos de la sanidad y alimentos no perecederos. Los repartíamos en la camioneta”.

El conductor dejó en claro que no se trató de un desafío tan grande como podría parecer, ya que a lo largo de su vida ha realizado trabajos de diferente índole. En su relato, detalló que también vendió ropa y trabajó en una carnicería. “Y ahora estamos armando un autocine para la gente”, agregó, sobre uno de sus proyectos.

Además, se refirió a la reacción de los clientes cuando lo reconocían vendiendo los productos. “Me encontré con la gente y me decían ‘Vos sos La Tota’ -recordó-. ‘Sí, soy La Tota’, les respondía, y nos saludábamos con distanciamiento. Hasta he hecho un programa desde La Plata. Me iba hasta allá y durante el día salía a vender guantes, carne. No tengo problema, yo lo hacía”.

Lee también  Transacciones millonarias y una productora: el exilio de Juan Darthés en Brasil

Al ser consultado si tiene temor por estar en la calle en esta situación, La Tota respondió de manera afirmativa y recordó con tristeza la muerte de su amigo el padre Bachi, a fines de agosto, después de luchar dos meses contra el coronavirus: “Siempre tuve precaución. He tenido amigos y familiares que se han contagiado. Me ha pasado que perdí a un amigo, como el padre Bachi. Cuando me enteré de que se había muerto no lo podía creer. Tenés miedo a que te roben, a contagiarte, a todo… Te encontrás en las redes sociales con que te dicen ‘mirá, che, se perdió un amigo…’”La Tota Santillán vendió barbijos con su imagen durante la cuarentena (Foto: Instagram) La Tota Santillán vendió barbijos con su imagen durante la cuarentena (Foto: Instagram)

A través de las redes sociales, La Tota suele mostrar algunos de sus trabajos que sigue realizando vinculados a la conducción. Como el evento que realizó esta tarde vía streaming, con sorteos por el Día de la Madre.

Además, suele dejar mensajes sobre el mundo de la música tropical y del espectáculo. Por ejemplo, el domingo pasado realizó un emotivo posteo tras la muerte de Hugo Arana: “Gracias por tanto, maestro. Se nos fue un gran actor. Lo llevaremos por siempre en nuestros corazones. Gracias por tanto, Hugo. Fuerza par la familia. Tantos recuerdos compartidos. Te llevaré para siempre en mi mente”.La Tota, en una de sus transmisiones vía streaming (Foto: Instagram) La Tota, en una de sus transmisiones vía streaming (Foto: Instagram)

El 7 de septiembre pasado, con motivo del 24° aniversario de la muerte de Gilda, La Tota dijo, en diálogo con Télam Radio: “Tuve la oportunidad de compartir escenarios con ella y sé de la calidez, la humildad y el amor que tenía por la música”. Y agregó: “Si las quisieras comparar con otros artistas, yo diría que es original. Y sus palabras, sus canciones, siempre van a estar en el corazón de la gente”.