Testimonios que le dieron un rumbo a la pesquisa

En la llamada Causa Ipvdu fueron claves las declaraciones que reunió la fiscala. En la Causa IPV, en la que se dejó al descubierto un entramado de corrupción en la adjudicación de obras para construcción y mejoras de viviendas, la fiscala Adriana Giannoni tuvo que interrogar a decenas de personas para que confirmaran o descartaran cómo era la operatoria. Muchos de ellos eran empleados del Instituto Provincial de la Vivienda y Desarrollo Urbano , donde aún trabajaban los funcionarios que eran investigados. Además -según la acusación- contaba con la colaboración del arquitecto Jorge Horacio Tapia, que firmaba, de manera irregular, las certificaciones de los trabajos para que pudieran ser cobrados.

Por ejemplo, el empresario Javier Zerda declaró sobre la situación que protagonizó con Barrionuevo. «Entre los meses de septiembre y diciembre de 2009 nos encontramos a la mañana en el bar de calles Junín y San Martín. Allí me pidió un departamento que era de mi propiedad y que está ubicado en General Paz al 600 porque él era el dueño del que estaba a la par», declaró. « Como el plazo del programa se vencía sin haber logrado cobrar el anticipo financiero, no podía iniciar la obra, entonces decidí venderla por cesión ante escribano publico 14 meses después de adjudicada», relató el empresario.

El empleado

Las declaraciones de los Nieva fueron vitales para que Giannoni acusara a Barrionuevo de ser el dueño de la empresa Marán. « Los Nieva eran jefes cuando no estaba Barrionuevo, pero llegaba él y se calmaban todos. » Flores relató con lujo de detalles varias cuestiones. Ratificó que la oficina de la firma se encontraba en Bolivia al 700, pero que había otros lugares que utilizan y que tenía numerosos papeles para demostrar sus dichos.

Lee también  Santiago del Estero: Buscan a una joven de 18 años que salió de su hogar a un comercio barrial y aún no regresó

Flores declaró también que los materiales que les sobraban de las obras del IPV fueron trasladados a la construcción del edificio de la Viamonte que Marán construía y para la edificación de la casa de Barrionuevo en el country Los Olivos, de Yerba Buena. Giannoni, en el interrogatorio, le preguntó si podía describir la vivienda que en 2017 fue tasada en más de $10 millones. « Esa vivienda estaba armada entera, tiene hidro, de todo, nosotros solo íbamos con materiales y las máquinas y como mucho nos mandaban a limpiarla», respondió.

Testimonios que le dieron un rumbo a la pesquisa - LA GACETA Tucumán

Compañeras

Analía del Valle Barrionuevo es empleada del organismo desde 1979 y contó una situación que vivió con el supuesto líder de la asociación ilícita. «Me había llegado el rumor de que Barrionuevo era el verdadero dueño de Marán y cuando le fui a hablar para que me explique, se fue por las ramas como saliendo de la conversación», declaró. En tanto, Patricia del Valle Bertinatti relató que ella junto a otros profesionales del organismo, realizaron un informe sobre lo sucedido con el barrio San Carlos Oeste II, por lo que la empresa Marán cobró más de $10 millones en 2017 porque su compañero Tapia había certificado que los trabajos habían terminado en un 99%, cuando en realidad apenas si habían llegado al 75% del total. Bertinatti informó que por orden de Alberto Remis, que reemplazó en el cargo a Barrionuevo como coordinador de Programas Federales del Ipvdu, ordenó realizar una medición del barrio Carlos Oeste II.

«Se intimó a Marán para realizar esta tarea de manera conjunta a través de una carta documento, pero nunca se presentaron. » .