Unicef advierte por la pobreza y la falta de clases en pandemia

A través de sendos informes, Unicef advirtió por la educación en Latinoamérica y por el hambre en África.

El organismo señaló que 137 millones de niños y niñas en la región no están asistiendo a clases por el cierre de escuelas producto de la pandemia. No obstante, indicó que más de un tercio de ellos accede a educación a distancia.

Por este motivo, el organismo sostiene que el regreso a clases es prioritario para evitar “una catástrofe generacional”.

El documento, titulado “Educación en pausa”, advirtió que la pandemia exacerbó las desigualdades en América latina, donde millones de niños, especialmente de familias pobres, pueden no estar recibiendo ningún tipo de educación. En algunos países, el cierre de establecimientos educativos supera los siete meses.

Esta pérdida de clases “tiene graves implicaciones” para el futuro de los niños y cada día que pasa con las escuelas cerradas “se va dando forma a una catástrofe generacional, que tendrá profundas consecuencias para la sociedad en su conjunto”, alertó el informe.

Además, un 21% de los niños, niñas y adolescentes de los hogares más pobres no reciben educación alguna, en comparación con 14% de los que pertenecen a los hogares más ricos.

En otro informe, Unicef sostuvo que, en África, 8,1 millones de niños están expuestos actualmente a la malnutrición por la pobreza omnipresente, los sistemas sanitarios inadecuados, los desórdenes sociales, los conflictos armados, las guerras civiles y los impactos nocivos del cambio climático.

Por ello lanzó una campaña de recolección de fondos titulada “Nutrition Now”. El 60% de los niños que nacen hoy en el Sahel sufren malnutrición aguda y deben superar múltiples obstáculos para sobrevivir y crecer. En particular, en el curso de los primeros años de vida, deben resistir a una alimentación inadecuada para su edad, a un acceso limitado si no inexistente a las curaciones, a la falta de agua limpia y a la escasez de estructuras higiénico-sanitarias.

Lee también  Un Me gusta del Papa Francisco en la foto de una modelo abrió una investigación del Vaticano

Puede ser fatal

Unicef recordó que la malnutrición puede ser fatal en niños por debajo de los 5 años de edad y que en estas zonas un niño de cada tres tiene graves problemas de crecimiento.

Y la situación en el Sahel no está destinada a mejorar a causa de las medidas adoptadas para contener al Covid-19 y de la crisis socioeconómica causada por la pandemia que exacerbó la malnutrición infantil.

De este modo, para la agencia de la ONU es un enorme desafío que puede vencerse sólo si se actúa rápido y afrontando las causas profundas de la malnutrición mediante financiamientos y programas que refuercen las comunidades, las familias y los servicios sanitarios.

“La lucha contra la desnutrición exige un enfoque integral –declaró Marie-Pierre Poirier, directora de Unicef para África occidental y central– que construya puentes entre la urgencia y las soluciones a largo plazo”. Por tanto, se debe invertir en la nutrición materna, en los adolescentes y en los niños pequeños apoyando y promoviendo la lactancia y el acceso a los servicios esenciales y a dietas sanas y equilibradas para prevenir la desnutrición.

El huracán Eta. Más de 1,2 millones de niños y niñas en Centroamérica fueron afectados por el huracán Eta, una cifra que puede aumentar, según Unicef, que además transmitió su preocupación por las enfermedades que pueden propagarse.