Prisión preventiva para «Chicle duro» por el robo e incendio de una verdulería en Yerba Buena

El Ministerio Fiscal informó que en la jornada de hoy, jueves 26 de noviembre de 2020, se llevó a cabo bajo el sistema remoto una audiencia en la que se formularon los cargos y se solicitaron medidas de coerción para un adolescente de 18 años, apodado «Chicle duro», por el robo e incendio de un comercio de Aconquija al 2.200, ocurrido el sábado pasado.

En el caso tomó intervención la Unidad Fiscal de Robos y Hurtos II, a cargo de Pedro León Gallo, quien sostuvo la imputación por la calificación provisoria de «robo doblemente agravado por haber sido cometido en poblado y en banda, y con la intervención de un menor de edad, en concurso con el delito de daño intencional, en calidad de coautor.
«El perjuicio es enorme. El hecho tiene una agresividad notable contra el derecho patrimonial de las víctimas, no se conformaron con apoderarse del dinero, sino que fueron por más y les destruyeron su fuente de ingreso a dos familias», señaló el fiscal.
Sobre el imputado, Gallo agregó: «El imputado trabajó hasta hace un año en el local, conocía los movimientos, por eso se arrastraron para no ser detectados por los sensores de movimientos. Tenemos un anexo fotográfico en el que se ve a estas personas momentos antes de cometer el ilícito en la entrada del negocio».
Como medida de  coerción de mayor intensidad se ordenó para «Chicle  duro» la prisión preventiva por el término de 75 días hasta que se concreten las medidas investigativas restantes. La audiencia fue dirigida por el juez Dante Ibáñez.

El hecho

Lee también  Prisión para tres personas que traían 93 kilos de droga a Tucumán: los detalles del caso

En la madrugada del sábado 21 de noviembre pasado, cerca de las 3:00 horas, «Chicle duro» junto a un cómplice apodado «Cata» y a un menor de edad de 17 años, forzaron la puerta de atrás e ingresaron a un local donde funciona una verdulería y carnicería, en avenida Aconquija al 2.200 de Yerba Buena.
A continuación se apoderaron de 2 mil pesos que se encontraban en la caja registradora, además de una cámara de seguridad ubicada en la parte posterior del local.
Previo retirarse con los elementos sustraídos, prendieron fuego al lugar con claras intenciones de provocar daño, causando la destrucción total del comercio y de todo lo que había en su interior, como tres heladeras exhibidoras, una motocicleta, cinco balanzas y toda la mercadería que había allí y en depósito, además de los daños en la estructura.