Las casas heredadas: felicidad de las inmobiliarias tras los cambios en el Congreso sobre el Código Civil y Comercial

Con los nuevos cambios en la Ley del Código Civil y Comercial, la donación de inmuebles ya no serán jurídicamente observables y no tendrán trabas para venderse o usarse como garantías bancarias.

La donación y entrega de casas se volvió más práctico. En el Boletín Oficial la Ley 27.587, que modificó tres artículos del Código Civil que se referían al régimen de donaciones. El gran cambio con la sanción de la nueva norma es que las donaciones de bienes inmuebles de padres a hijos o a terceros ya no podrán ser jurídicamente observables y no tendrán trabas para venderse o usarse como garantías bancarias. Este cambio, según fuentes del mercado, tendrá un impacto positivo en el sector inmobiliario, con más inmuebles disponibles para la venta.

“Se vuelve al sistema anterior, de Vélez Sarsfield, donde la donación a terceros sólo tienen una ‘acción de reducción’ (reclamo de herederos sobre la propiedad) si afectan la llamada herencia ‘legítima’. Si el destinatario de la donación hubiera vendido el bien a un tercero de buena fe, el acto queda saneado. El legislador protege a los que quieren comprar un bien que fue donado”, explicó Ricardo Blanco Lara, prosecretario del Colegio de Escribanos de la ciudad de Buenos Aires, que fue uno de los organismos que impulsó la sanción de la ley.

Lee también  Nicolás Trotta dijo que las presenciales serán obligatorias

Otro beneficio es que realizar una donación en vida resulta menos costoso que las sucesiones. “Las donaciones son más económicas. Son contratos que celebran las personas en vida que pueden o no ser de la misma familia. Las sucesiones son procesos judiciales donde el juez determinan quienes van a suceder. Es una transmisión de bienes post mortem”, explicó Ricardo Blanco Lara.

El gran cambio con la sanción de la nueva ley -que modifica tres artículos del Código Civil y Comercial- es que las donaciones de bienes inmuebles de padres a hijos o a terceros ya no podrán ser jurídicamente observables y no tendrán trabas para venderse o usarse como garantías bancarias.

“Con esta modificación, los argentinos pueden retomar con tranquilidad la arraigada y bien valorada costumbre de las donaciones de inmuebles de padres a hijos”, explicó Marta Liotto, vicepresidenta del Colegio Profesional Inmobiliario de la ciudad de Buenos Aires. “Para los profesionales del sector representa una excelente noticia, ya que permitirá destrabar numerosas operaciones que hasta ahora se encontraban frenadas por las complicaciones derivadas de los artículos anteriores del código sancionado en 2015”, agregó.

“El cambio simplifica y mejora. Lo anterior era inviable directamente. Nadie hacía una donación de inmuebles, por el título imperfecto. No tenía sentido. Pero es importante tener en cuenta la parte sucesoria al momento de hacer una donación. Porque si superas el porcentaje que podes disponer según la ley, que antes era del 20 por ciento y ahora de un tercio, se puede convertirse en un problema para el que recibe la donación en un futuro”, advirtió Ezequiel Passarelli, socio de SCI Group.