El cinismo de la política Argentina: «El País es de ella»

Otra vez a los jubilados, otra vez a los que no pueden protestar, otra vez se acorta el gasto público por los más débiles, por aquellos que, según el presidente Alberto Fernández, son un problema porque viven más de 70 años.

Si bien el macrismo ajustó los haberes jubilatorios en 2017, la formula era superlativamente mejor, porque, entre otros elementos, se contemplaba la variación inflacionaria, algo que con el proyecto votado ayer en la Cámara de Diputados, quedó excluida.

Ahora, la jubilación estará supeditada a la recaudación y a los sueldos. Sendos factores vienen golpeados desde hace años, pero este 2020, ambos componentes disminuyeron a valores realmente descomunales.

La recaudación cayó en valores reales un 13% y los salarios se estima que podrían terminar con una pérdida de poder adquisitivo promedio del 10% en todo el 2020, siendo que ya venían golpeados con una merma del 8,3% en 2019.

A eso se suma una inflación hasta noviembre del 30,9% e interanualmente una contenida del 147%, es decir que cuando esta estalle por no poder el Gobierno mantener ciertas medidas como el congelamiento de las tarifas, los haberes jubilatorios no se aumentarán y serán los jubilados los que pierdan una sideral cantidad de dinero en apenas un abrir y cerrar de ojos.

Pero mientras tanto…

Estos datos son realmente alarmantes per se, pero a esto se le agrega la caradurez de la vicepresidenta Cristina Fernández, quien logró que se le otorguen dos pensiones, sin pagar ganancias y con retroactivos. Todo ello sin resignar un solo peso de su descomunal sueldo como funcionaria.

Es que, el juez federal de Seguridad Social Subrogante, Ezequiel Pérez Nami, hizo lugar al planteo de la ex presidenta y le permitió volver a cobrar una pensión como viuda del expresidente Néstor Kirchner.

Lee también  Ginés González García advirtió que vendrá un confinamiento más duro

Con su sueldo de vicepresidenta, la Asignación Mensual Vitalicia (por ser ex presidenta) y la pensión como viuda de un ex presidente, Cristina cobrará “$2 millones por mes, y $100 millones de retroactivo” según twitteó Alejandro Chiti, exsecretario de Seguridad Social, ello, en parte, por el hecho de no pagar el impuesto a las ganancias.

Concluyendo

Este es un hecho objetivo en el que aquel Gobierno que ajusta por tener una caja de ANSES totalmente quebrada, aporta al mismo quebranto. Eso es cinismo, incongruencia y, sobre todo, falta de respeto, a la sociedad toda en general y a los mayores en particular.