Las acusadas por el crimen de Betty Argañaraz solicitaron prisión domiciliaria

Liliana, hermana de Betty Argañaraz, contó en Radio Bicentenario que hoy hubo una audiencia por el pedido de prisión domiciliaria de Susana Acosta y Marcos Daniel.    

Betty Argañaraz desapareció el 31 de julio de 2006, cuando se dirigía a la escuela en la que trabajaba y donde iba a asumir como directora. Nunca más apareció.

Para la Justicia, las pruebas surgidas en la investigación fueron suficientes para condenar a Nélida Fernández (hoy Marcos Daniel) y Susana Acosta por el crimen.

Había manchas de sangre de Argañaraz en la pared del departamento de las monjas.

Sin embargo, ellas nunca revelaron el lugar en el que dejaron el cuerpo. Hoy, ambas imputadas, pidieron prisión domiciliaria nuevamente.

Liliana Argañaraz hermana de Betty, paso por el aire de Radio Bicentenario e hizo referencia al pedido de las culpables.

“Están cumpliendo una sentencia judicial por la desaparición de Betty, ya hacen catorce años y seis meses y aún seguimos en una búsqueda constante para poder recuperarla”, empezó diciendo Liliana. La hermana de la víctima recalcó que, este pedido, les generó mucha indignación y bronca ya que ellos siguen buscando respuestas y, las acusadas, nunca se arrepintieron. “Las pruebas están a la vista. Pedir un beneficio con qué derecho cuando la hicieron desaparecer y la mataron”, exclamó.

Además Liliana Argañaraz considera que, nadie dentro de la sociedad, coincide que dos criminales como ellas estén en la calle. “Han pasado 14 años y su condena es de 20 años. Personas de este calibre nunca se van a poder reinsertar a la sociedad y todos corren peligro”, manifestó.

Para finalizar, la hermana de Betty Argañaraz declaró que, espera que se le siga denegando la prisión domiciliaria, “soy consciente de la edad que tienen y que la cárcel tiene la necesidad de liberar espacio pero, sería terrible para la familia y para toda la sociedad”.

Lee también  Un persona murió ahogada y golpearon al delegado comunal