Un joven murió baleado en una calle del barrio Alejandro Heredia

Rodolfo Nicolás Beltrán tenía 20 años y era el menor de varios hermanos que el viernes a la tarde compartían bebidas en familia en su casa del barrio Alejandro Heredia.

Alrededor de las 16, el joven salió salió de compras en su moto, pero no pudo llegar muy lejos. A sólo un par de cuadras fue baleado por desconocidos. Uno de los proyectiles disprados le perforó el pecho.

Sus hermanas lo encontraron ensangrentado e inconsciente, por lo que una de ellas decidió cargarlo en la moto de una amiga y trasladarlo hasta el hospital Padilla.

Pero cuando llegaron a la guardia del nosocomio, Rodolfo ya había fallecido, por lo que la presencia casi inmediata de un numeroso grupo de familiares en las puertas del hospital, se convirtió en una tensa escena de dolor y llanto.

Natalia Beltrán (34), hermana del joven fallecido, contó que a pesar de que el crime ocurrió a la vista de varios vecinos, nadie se atrevió a contar lo sucedido, por lo que las pistas con la que cuenta la Policía son muy pocas.

El comisario Juan Ibáñez, segundo jefe interino de la Unidad Regional Capital, describió el barrio como una zona roja, en la que el trabajo policial se complica hasta para ejercer tareas de prevención.

Hacia la noche, la calle donde cayó herido Rodolfo se llenó de peritos del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales y efectivos de la División Homicidios de la fuerza de seguridad, en busca de indicios que permitan esclarecer el crimen.

Lee también  Capturan a un peligroso delincuente que asaltó a una joven que bajaba del colectivo