Mató a tiros a su mamá y bailó sobre su cadáver junto con su hermana

El macabro hecho sucedió en los Estados Unidos. El asesino, de 23 años, quedó acusado por homicidio y violencia doméstica en presencia de menores, entre otros delitos. «Se que me vas a matar y te amo», fueron las últimas palabras de la mujer.

Un hombre del estado de Utah, en Estados Unidos, fue acusado de homicidio agravado, por presuntamente matar a su madre y luego bailar con su hermana menor junto al cadáver de la progenitora.

Según informaron medios locales,  el sospechoso, identificado como Mike López, de 23 años, acabó con la vida de su mamá, Victoria Ramírez, de 43 años. El hecho ocurrió el pasado 23 de diciembre la casa donde vivían, ubicada en la ciudad de Springville.

Cuando la familia se disponía a cenar, el joven entró armado con una escopeta al comedor, donde se encontraban su madre y sus dos hermanas, de 14 y 17 años. Entonces miró a la menor de ellas, que asintió con la cabeza y corrió a esconderse en un baño, mientras que la mayor se ocultó detrás de una puerta y presenció la escena.

«Sé que me vas a matar y te amo», fueron las últimas palabras que dijo la mujer antes de que su hijo apretara el gatillo. El disparo impactó en el cuello a la víctima y le provocó la muerte al instante.

Los informes judiciales señalan que la pequeña de 14 años avanzó hasta el cuerpo de su madre y le acarició el cabello, hasta que López la tomó del brazo y juntos empezaron a bailar.

La hermana de 17 años consiguió escapar por una ventana y contactó a un familiar que dio aviso a la Policía. Cuando los oficiales llegaron a la casa, encontraron a López aparentemente inconsciente, pero al llevarlo a un hospital se percataron de que estaba fingiendo.

Lee también  El adiós de Donald Trump: "El movimiento que iniciamos apenas comienza"

El joven fue arrestado y los exámenes que se le realizaron revelaron en su cuerpo la presencia de THC, el principal compuesto psicoactivo de la marihuana. Se desconoce hasta el momento si padece problemas mentales.

Cuando le dijeron que lo acusaban de matar a su madre, López “asintió afirmativamente con la cabeza y comenzó a llorar”, dice la declaración jurada. “Alguien me dijo que lo hiciera”, dijo a los oficiales.

Mientras, la menor de los hermanos aseguró, durante su interrogatorio, que la mujer asesinada no era su madre y se limitó a sonreír cuando le preguntaron por qué había bailado con su hermano.

López fue acusado de homicidio, violencia doméstica en presencia de menores y uso de armas sin permiso, entre otros delitos y permanece detenido en la cárcel del condado de Utah. Y los investigadores creen que el sospechoso compró la escopeta y una pistola un día antes del incidente.