Docente jubilada se salvó de una nueva forma de estafa

Nora Leal, una docente jubilada de Rosario de la Frontera, se salvó de sufrir una estafa. La contactaron desde un teléfono con característica de la ciudad de Córdoba, para comunicarle que había sido ganadora de un monto de $130.000. Se hicieron pasar por empleados de YPF, supuestamente del área de «Service Club».

La mujer contó a El Tribuno que un hombre con tonada de cordobés la llamaba insistentemente para que fuera al banco (el que sea y tenga más cerca de su domicilio) para que introdujera la tarjeta de débito y posteriormente cargara un número, y así cobraría el premio de YPF.

En este caso reconoció que se salvó de la estafa, ya que tiene una hermana que es empleada bancaria, la llamó para consultar y le advirtió que por ningún motivo fuera al cajero automático, porque esto era un robo. «Me llamaron por teléfono, me dieron datos míos que no sé cómo los obtuvieron», dijo sorprendida.

En Crónica TV

Seguramente que para hacer más creíble el relato, el hombre que se comunicó con la jubilada le preguntó si había visto la transmisión en el canal Crónica, ya que en horas de la siesta habían anunciado su nombre como «la ganadora» del premio de YPF.

«Luego me dijeron que había ganado un premio muy importante, que era un monto de $130.000 y que si había visto Crónica, que a las dos de la tarde había sido el sorteo, que estaba mi nombre y mi teléfono como ganadora», relató todavía angustiada.

«Yo les pregunté de quién o dónde era el premio, y me contestaron que era de YPF de los puntos de Service Club».

Lee también  Atraparon a uno de los asaltantes de la Línea 4 cuando intentaba cometer otro robo

Cabe señalar que efectivamente las estaciones de servicio de YPF tienen una tarjeta denominada «tarjeta de puntos», pero nada tienen que ver con estos estafadores.

Según lo que señala YPF, en su página web, «ServiClub es el programa de fidelización de YPF que premia a sus socios con beneficios y productos exclusivos en estaciones de servicio al igual que en marcas de primer nivel en una variedad de rubros, como turismo, entretenimiento, compras, y mucho más».

La docente además aseguró que si bien sí tiene un vehículo, pero ni siquiera tiene carné de conducir y mucho menos llegó a cargar nafta en su vida.

«Cuando me anunciaron que era ganadora, yo no les creía del todo, deduzco que quien me llamó, un tal Cristian Sebastián Lucero, que se presentó como el operador 32, me empezó a cuestionar, me preguntaba con asombro si acaso yo no estaba emocionada con el premio».

«Me decía, usted parece que ni siquiera está contenta, yo le contesté que me parecía una cargada, que no creía. Pero seguía insistiendo con que había salido en Crónica TV», relató indignada.

La mujer señaló que tanta insistencia la hizo dudar, por lo que después de cortar la comunicación con el supuesto «operador 32», decidió consultar sobre la modalidad de pago del premio con una hermana, empleada bancaria.

«La llamé a mi hermana y le conté todo, que me pedían que vaya urgente al banco, me preguntaron también si a cuántas cuadras tenía el banco más cercano para ir e ingresar un código que ellos me daban para que supuestamente pudiera extraer esos ciento treinta mil pesos».

Lee también  La autopsia confirma que el niño murió ahogado

«Me decían que no importaba si era banco Macro, Nación o el que sea, que solo era importante que sea de la red Link o de Banelco. Yo les contesté que en esos momentos no podía salir porque estaba cuidando a una sobrina mía».

«Me insistían que deje la nena con quien sea pero que vaya y saque el dinero porque al otro día ya no la iba a tener».

«A Dios gracias que me comuniqué con mi hermana y me dijo que no haga eso, que me querían estafar», recordó.

No conformes con las dudas de la exdocente, siguieron intentando persuadirla.

«Otra cosa que me generó muchas dudas era que ellos pretendían que yo me saque una foto con un carné que diga YPF al lado de mi auto.

Les dije que si querían una foto de ese tipo, tranquilamente podía decirle a alguien que me lleve a una estación de YPF y ahí sacarme la foto, pero me contestaron que no, que tenía que ser una foto casera, que para ello me llamaría otra persona, una Carolina López que era encargada del carné y me tomaría los datos».

«Yo le contesté que no iba a darle mis datos a nadie, y finalmente esa mujer no me llamó. Pero me llamó nuevamente otro hombre y decía cómo iba a dejar perder ese premio, que tenía que hacer la publicidad porque ya me había comprometido con YPF».