Zahra fue condenada a muerte por matar al marido en defensa propia, falleció de un derrame cerebral y la colgaron en la horca igual

Zahra falleció de un derrame cerebral al ver otras ejecuciones antes que la suya, pero igual la colgaron en la horca, como signo de mayor humillación y tortura hacia su madre.

Zahra Esmaili fue condenada a la muerte en Irán por matar a su esposo en defensa propia y a pesar de haber muerto antes de que la ejecuten en la horca, la colgaron allí igual.

El abogado de la víctima, Omid Moradi, denunció el hecho el viernes, y detalló que murió un derrame cerebral fatal antes de su ejecución. Además, detalló que el paro cardíaco fue tras presenciar cómo 16 hombres fueron asesinados en la horca antes que ella. Las ejecuciones fueron el viernes 19 de febrero de 2021 en la prisión en Teherán la capital de Irán.

«Declara el paro cardíaco como causa de muerte hoy porque 16 hombres fueron ahorcados ante sus ojos. El corazón de Zahra se detuvo y murió antes de que la llevaran a la horca. Colgaron su cuerpo sin vida, y la madre de la víctima pateó personalmente el banco de debajo de sus pies, para que pudiera ver el cadáver de su nuera en la horca”, escribió Moradi.

Zahra Esmail fue declarada culpable de matar a su esposo, un agente de alto rango en el Ministerio de Inteligencia que la golpeaba y llevaba mujeres a su casa, donde lo veía su propia familia. Por ello, había asesinado a su esposo en defensa propia. Esmaili tenía dos hijos.

Lee también  Bolivia: el listado completo de los estudiantes fallecidos