“Cuando vi el estadio de fútbol sentí una impotencia muy grande”, lamentó la tía de Abigail

Cuando apenas pasó un mes de la muerte de Abigail, su tía Verónica Jiménez no sale del dolor y el sentimiento de “impotencia” al ver que en Santiago del Estero se realizó una millonaria inversión para nuevo estadio de fútbol en la provincia.

“El señor gobernador tuvo que pensar que antes de hacer un estadio podía haber hecho un hospital oncológico, que no hay en Santiago. Debería haber hecho eso en vez de un estadio”, dijo la tía de la nena que falleció a fines de enero y cuya historia conmovió al país. El año pasado la policía santiagueña le impidió el paso a su provincia, tras una visita médica en Tucumán, por falta de un permiso de circulación en pandemia; eso derivó que el papá de Abigail la cargara en brazo para cruzar la frontera. Esa imagen se viralizó y movilizó a todos.

“Cuando vi el estadio de fútbol sentí una impotencia muy grande, tenía mucho odio”, señaló en diálogo con Radio Mitre.

El Estadio Único Madre de Ciudades de Santiago del Estero tuvo un presupuesto inicial de $ 970 millones, pero terminó costando más de $ 1.500 millones. Allí jugaron River y Racing la final de la Supercopa Argentina, tras la inauguración que estuvo encabezada por el presidente Alberto Fernández.

Ante las versiones y pedidos de algunos santiagueños para que el estadio lleve el nombre de Abigail, quien sufría un linfoma denominado Sarcoma de Ewing, la tía dijo que no considera que sea lo correcto. “No veo bien que el nombre del estadio sea el de Abigail. No creo que sea lo correcto, ahora no sirve. Se usaría su nombre para tapar cosas”, opinó.

Lee también  Alberto Fernández está "estable, sin síntomas y con una evolución favorable"

“Abigail fue nuestro gran pilar. Tenía una fuerza increíble, nunca nos quería ver llorando. Ella quería ser doctora”, contó. “Abigail fue campeona de natación en Santiago del Estero. Ella tenía muchas ganas de vivir. Es algo que nos consuela y enorgullece. Ella fue nuestro gran pilar y orgullo”, concluyó.