Antes de marcharse con el botín, el ladrón les dijo: «Dios las bendiga»

La inseguridad sigue siendo tema de reclamo para los vecinos de Yerba Buena. En este caso, al menos dos comercios y otros dos vecinos de la zona de Salas y Valdés y Camino del Perú sufrieron asaltos en las últimas semanas.

Valeria Miniggio estaba en la puerta de su quiosco cuando vio a dos jóvenes que se aproximaban en una motocicleta. “Eran más de las 21 y ya me imaginaba algo malo. Entré al local y cerré la puerta, pero no me dio tiempo a poner llave”, recordó la comerciante. “‘Dame un jugo’, me dice el chico que baja de la moto, y me ofreció plata, por eso bajé la guardia y pensé que era un cliente más. Nunca puse llave y terminaron entrando con armas”, añadió la joven.

El hijo de la víctima, un niño de 12 años, vio la salvaje escena de dos delincuentes golpeando en la cabeza a su madre con una pistola para arrebatarle la recaudación del día, cigarrillos y un celular. “Ni denunciamos ¿para qué? A mi novio le robaron la moto el año pasado y los policías ni se movieron. Me parece algo inútil a esta altura”, aclaró.

“Dios las bendiga”

“Yo siempre atiendo a través de la reja. Como normalmente mis clientes ya son conocidos, les abro la puerta y los dejo pasar. Me pasó eso el lunes: le abrí a una señora y me olvidé de cerrar la reja. En segundos irrumpió un hombre y nos sacó un arma”, contó la farmacéutica del barrio, Laura Paz,. Según entiende, aparentemente, un cómplice esperaba al ladrón afuera para el escape. “Entró a cara descubierta, como si nada. Guardó el arma, por lo menos, porque nos vio aterradas; sacó la plata de la caja y mi celular”, agregó la joven.

Lee también  Por los golpes, tuvo una cesárea de urgencia, dio a luz a un bebé de 27 semanas y su concubino fue aprehendido

“DIOS LAS BENDIGA”, le dijo un ladrón a la dueña tras robar la farmacia. la gaceta / fotos de Ines Quinteros Orio

“No me voy a olvidar nunca la frase: ‘Dios las bendiga’, nos dijo antes de irse. Parece broma, pero no”, finalizó.

Preocupados

“Pongan un policía acá de una vez por todas; basta de promesas. Cada vez más (los ladrones) entran a las casas y a los comercios. A mí me tocó el fin de semana: rompieron la puerta de casa y se llevaron todo”, indicó doña Elvira, una vecina que hacía compras en una verdulería de esa cuadra. El encargado, Juan Carlos Masmud, compartió la preocupación. “A esta cuadra la agarraron de pava. Hace unos días, una señora estacionó y se bajó del auto para hacer unas compras en el local de al lado. En el poco tiempo que estuvo le rompieron el vidrio del vehículo y le robaron la cartera”, relató.

Según les habría dicho la víctima de ese robo, a la mujer podrían haberla visto que salía del banco, y desde allí la habrían seguido.

“Esta parte de la ciudad está olvidada, y eso que es una de las entradas a Yerba Buena”, agregó el verdulero.

No hay policías

Facundo Páez atiende otro negocio de la cuadra. “La Policía no está nunca. Los únicos que se ven son los privados que contrata la gente dos cuadras más arriba (por Salas y Valdés); pero ellos cuidan una casa en particular, nada más”, aseguró. “Llamás a la comisaría y te dicen que no hay policías… parece que están todos en la casa de (Juan) Manzur”, protestó.

Lee también  La Justicia otorgó la prisión domiciliaria al marido de Carolina Píparo

Ariel Monalla coincidió en parte con su socio. “La GUM da vuelta con las camionetas, pero más arriba, no aquí. Además, la verdad yo no llamaría a eso prevención, pero bueno. Al menos que no descuiden esta zona: aquí los delincuentes nos asaltan y tienen salidas para todos lados por el cruce del canal”, explicó. “Después de las 19 es peor. Imposible atender a puertas abiertas, todos bajamos las rejas”, agregó.

CLIENTES. Vecinos de la capital cruzan la avenida para hacer sus compras.

Violento asalto

Esteban Lamontanaro, presidente de la Cámara de Comerciantes de Yerba Buena, dio a conocer otros dos asaltos perpetrados en la “Ciudad Jardín”. Desde hace semanas, el representante viene contabilizando los golpes que viene sufriendo su sector a mano de los delincuentes.

“Entraron a mano armada en una panadería de Aconquija al 2.300, redujeron a los dueños y a los clientes. Esto fue a las 18, a plena luz del día y a cara descubierta”, advirtió.

Por otro lado, también mencionó que el jueves por la noche un grupo de maleantes habría entrado a robar en una cervecería de avenida Perón.

“Esto no da para más. El intendente Mariano Campero sigue brillando por su ausencia. Los comerciantes queremos que todos aparezcan: Policía, Provincia y Municipio, y que nos den una solución”, finalizó.